Logo Sónica
Música

George Harrison: La espiritual y controversial historia detrás de 'My Sweet Lord'

La canción más popular del ex-beatle esconde una historia repleta de espiritualidad y controversias detras.

Escrito en Música el
George Harrison: La espiritual y controversial historia detrás de 'My Sweet Lord'
George Harrison. La espiritual y controversial "My Sweet Lord". Instagram @georgeharrisonofficial

Este 25 de febrero celebramos 78 años del natalicio de George Harrison, el famoso miembro de The Beatles, quién tras la disolución de la banda, al igual que el resto de sus compañeros de grupo, decidió emprender una carrera en solitario y lanzar el sencillo "My Sweet Lord", el cual lo catapultaría al éxito más rápidamente que a cualquiera de los otros miembros del "Cuarteto de Liverpool". 

Posterior a la desintegración de The Beatles, George Harrison decidió lanzar un gran compilado de canciones que había mantenido inéditas debido a la presión que imponían las carrera de Paul McCartney y John Lennon para el reconocimiento de la suya. Entonces fue cuando decidió lanzar "All Things Must Mast" y como lead single "My Sweet Lord". 

La espiritual y controversial historia detrás de "My Sweet Lord" de George Harrison

El recorrido que llevó al músico a escribir "My Sweet Lord" tiene origen en su formación espiritual, la cual comenzó en sus primeros años con el cristianismo, para después mudar sus creencias hacia el hinduismo, misma religión que inspiró gran parte de sus contribuciones con los "Fab Four". 

Por extraño que parezca, la canción de George Harrison se vio envuelta en diversas controversias tras su publicación. La primera de ellas es la utilización de frases como "Aleluya", una frase utilizada en el cristianismo y que significa "Alabado sea Dios". También, el coro de fondo entona "Hare Krishna" en repetidas ocasiones, dos palabras que evocan la devoción al Señor Krishna. 

Aunque parezca una contraposición de creencias, Harrison en realidad buscaba promover la idealización de un Dios universal y de espiritualidad sin etiquetas. Además era una invitación para que la composición pudiera ser adecuada para los oídos de cualquier persona, sin importar la religión, tal y como lo señaló Simon Leng en el libro biográfico "While My Guitar Gently Weeps".

"My Sweet Lord" también fue señalada de plagio, pues a pesar de que la canción en realidad toma influencias esta compuesta a partir de los acordes del tema cristiano "Oh Happy Day", George Harrison y el productor Phil Spector fueron demandados por el sello Bright Tunes, debido a que la melodía era bastante similar a "He's So Fine" de The Chiffons. 

Finalmente, el ex-beatle tuvo que indemnizar a The Chiffons con una parte de las ganancias de su material debut y con el 75% del dinero recibido por "My Sweet Lord". El grupo femenino aprovechó la atención recibida a través del conflicto legal y también decidieron lanzar su propia versión de esta memorable y etérea melodía. 

Aunque la canción más exitosa fue la de George Harrison, en realidad en 1969, el compositor le dio la canción a Billy Preston, con quién ya había trabajado en la producción de materiales anteriormente bajo el sello discográfico Apple Records. Y aunque esta interpretación no es tan conocida, reitera la trascendencia e impacto del track. 

En Sónica.mx siempre te traemos TODA la información de tus artistas favoritos. Síguenos en Instagram, Twitter y Facebook para que no te pierdas lo mejor de la música.